A modo de presentación....

Siempre me ha gustado escribir, cuando una emoción me desborda y los sentimientos se me alborotan, escribo.....
Este rincón parece un buen lugar para compartir todo eso que escribo y también aquello que no me pertenece y que, recogido de diferentes fuentes, he tomado prestado.....
Y ya puesta a compartir, os dejo una relación de mis libros favoritos, una pequeña y variada muestra de la música que me gusta con enlaces a YouTube, algunas noticias y artículos de actualidad o divulgación...., en fin, de todo un poco


martes, 20 de marzo de 2018

El despertar….



Han pasado ya 11 años y el recuerdo sigue vivo
fue el primer día que yo me incorporaba al trabajo
y tú te quedabas sólo en casa, después del ictus
era el regreso a casa después de dos semanas de hospital
sin referentes, sin pautas, sin respuestas….

De pronto llegó el despertar…
y te encontraste completamente sólo y aislado
con agujeros repletos de inseguridad y miedo
en el lugar que antes ocuparon
las neuronas que el ictus te había matado

Y me llamaste una y otra vez por teléfono…
dos, cinco, ocho, doce, veinte veces
en muy poco tiempo
y yo, consciente en la distancia de tu angustia...
impotente, rabiosa, desconcertada…

Y acudí al sindicato buscando soluciones
con voluntad firme, tragándome las lágrimas
a sabiendas de tu necesidad de mí
consciente de que debía luchar por ti
y tuve suerte de pertenecer al lugar donde trabajo

Encontramos el modo normativo necesario
para pasar el mayor tiempo posible a tu lado
y poco a poco comenzaste la andadura
casi a ciegas, abandonando hábitos y esquemas
reaprendiéndolo prácticamente TODO!

El ictus es un auténtico terremoto
que arrasa por completo las vivencias
que modifica gestos y emociones
genera angustias e inseguridades
y rompe costumbres, deseos y reglas

Después de un ictus, surge una vida nueva
ya nada vuelve a ser lo mismo
y asumir eso, nosotros bien lo sabemos, cuesta!
pero difícil no es lo mismo que imposible
y poniéndole empeño y ganas, se consigue

No hubo pautas que nos orientaran
es algo que el sistema sanitario debería proporcionar…
pero tuvimos a nuestros hijos, familia, amigos
compañeros de trabajo, siempre a nuestro lado
y aquí estamos, sobreviviendo al ictus, un año más!

Carmen Rocamora
(contadora de historias)
20 de marzo de 2018

Ángel, esta mañana he tenido este recuerdo, luego vinieron las malas noticias, hoy es un día especialmente duro..., sabes que yo sigo aquí, a tu lado

martes, 20 de febrero de 2018

Pasan los años….



Pasan los años y yo no olvido
y no sólo no olvido
es que el recuerdo se siente tan vivo
que me parece estar ahora mismo
viviéndolo!

El instante preciso y el proceso
el antes y el después
de cada uno de sus nacimientos

Pasan los años y, sin embargo,
para mí son y serán siempre, mis niños
porque el sentimiento no mengua un ápice
al contrario, crece y crece
y se siente cada año que pasa, más intenso!

Pasan los años y yo estoy algo más cansada
más lenta, más arrugada…
pero basta que ellos digan MADRE!!
para que acuda yo como un cohete
a ocuparme de lo que haga falta!

Que ahí sí que estoy ágil
rápida y dispuesta
y no hay cansancio ni excusas que valgan

Pasan los años y aprendo de ellos cada día
mil veces más de lo que yo les enseñé
porque son sus capacidades y su sabiduría
muchísimo más grandes que las mías
como debe ser!

Y así es como cada año que pasa
les amo y les admiro con locura
y agradezco cada rato, cada charla,
que me ofrecen a cambio de comida
y sigo aprendiendo y creciendo junto a ellos

Y así quiero que siga sucediendo
y mientras tanto….,
pasan los años!

A mis hijos...., feliz cumpleaños a ambos, OS AMO!  

Carmen Rocamora
(contadora de historias)
20 de febrero de 2018

viernes, 12 de enero de 2018

Miradas….




Anoche me miré en el espejo…
y me ví bella
no era como otras veces, no
no me ví guapa, atractiva o favorecida
me ví realmente bella!

Todos los días me miro al espejo varias veces,
(como creo que hace todo el mundo)
por las mañanas, para maquillarme y peinarme
a media mañana, cuando  salgo a desayunar
y cuando vuelvo…, luego alguna que otra mirada más
y por la noche, cuando me desmaquillo

Pero anoche, anoche fue diferente…
me sentía bien, tranquila, en paz conmigo misma
y también con el entorno
y al acabar de desmaquillarme y lavarme los dientes
me detuve frente al espejo y me miré

Y ví ante mí a una mujer madura y bella
pese a las arrugas y manchas en la piel del rostro
pese a la falta de tersura
y a la ausencia de luminosidad
pese a todos los signos evidentes de la edad

O quizá precisamente, por todo eso
y por lo que ví en sus ojos…
por su mirada, en la que pude ver
y reconocer, sin ningún género de duda
a la mujer de 62 años que soy

Anoche descubrí, a través de mi mirada
que no soy ni más o menos guapa,
ni más o menos fea…., que era la mía
la imagen que me devolvía el espejo
y que  era el rostro de una mujer bella

Carmen Rocamora
(contadora de historias)

12 de enero de 2018

sábado, 23 de septiembre de 2017

Fogonazos!




Imágenes captadas al minuto
que cuentan tu experiencia de verano
repleta de aire libre y sensaciones
de juegos, risas y aventuras
de insólitos descubrimientos
para tus grandes ojos infantiles

Has aprendido muchas cosas nuevas
que asomaran algún día a tu memoria
has vivido acontecimientos importantes,
por ejemplo, cómo comienza una vida nueva
has dado de comer a las gallinas
y has cogido los huevos que ponían

Has visto nacer conejitos y tortuguitas
y los has tomado en tus pequeñas manos
compartiendo todas esas experiencias
con paseos  y maniobras en tu “coche de pilas”
para acabar aparcándolo junto a tus bicis, coches y moto
el correpasillos de tus primeros pasos y la carretilla

Desde muy temprano hasta el medio día
has jugado dentro y fuera de la casa
compartiendo momentos divertidos con las perritas
parando sólo el ratito de almuerzo con el iaio
sin cesar de hacer preguntas
sin dejar de hallar respuestas

Así ha sido como yo he visto tu verano en el “pampo”
disfrutándote como nunca imaginé
aprendiendo y descubriendo junto a ti
sorprendiéndome con tu pequeña madurez
y captando a ratos con pequeños fogonazos
instantes únicos e irrepetibles, chiquitín.

Carmen Rocamora
(contadora de historias)
23 de septiembre de 2017